Somos un establecimiento totalmente familiar, agricultores y ganaderos de los de toda la vida. Hace unos años nos decidimos a diversificar nuestra actividad, y en una era junto a nuestra casa montamos el merendero que fue el germen del restaurante actual.
Nuestro menú quizás sea sencillo, pero en el está toda la calidad y nuestro amor por los productos de esta tierra, desde la carne de los corderos y vacas que pastan por estos montes en muchas ocasiones en semilibertad, hasta las hortalizas de nuestras ensaladas que proceden básicamente de nuestros propios huertos, y qué vosotros mismos podéis ver desde la misma mesa donde estáis comiendo.
Nuestra filosofía es que una buena comida no tiene por que ser “complicada”, sino proporcionar esos sabores y texturas de toda la vida que en ocasiones se están perdiendo, esas carnes a la brasa que muchos recordamos haber comido con nuestros abuelos en hogueras en el campo, los embutidos y quesos de manufactura tradicional, o el dulce sabor de los postres hechos a mano en casa.
Nuestro mayor deseo es que disfrutéis de una comida como esas cuyo recuerdo tenéis atesorado en vuestra memoria, y en la que nosotros intentamos depositar todo el amor que tenemos por nuestro ganado, huerta y tierra.
Aquí podéis ver unas imágenes del comedor y de los huertos de las hortalizas para las ensaladas.
Restaurante Garcés - vista parcial de nuestro comedor.
Restaurante Garcés - patatas de nuestro huerto.
Restaurante Garcés - Las lechugas para las ensaladas en nuestro huerto.
Restaurante Garcés - Las lechugas para las ensaladas en nuestro huerto.
Restaurante Garcés - Las cebollas para las ensaladas en nuestro huerto.
Restaurante Garcés - Las cebollas para las ensaladas en nuestro huerto.
Restaurante Garcés - Los tomates para las ensaladas en nuestro huerto.